Venezuela, 22 de Noviembre del 2014

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 


 


Cirrosis

La cirrosis es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. Cualquier enfermedad que produzca una inflamación crónica del hígado puede, en el curso de años, llegar a producir cirrosis.

Descripción

Como consecuencia de la cirrosis, las células del hígado mueren y son reemplazadas por tejido deteriorado, en lugar de nuevas células. Las células del hígado continúan muriendo, hasta no quedar suficientes células para efectuar el trabajo. La cirrosis comienza despacio. Pueden pasar años, antes que usted se entere de la existencia de la cirrosis, en su hígado. El daño en el hígado es irreparable, pero los síntomas pueden ser disminuidos y controlados.

Causas

Hay muchas causas de cirrosis. Las principales en nuestro medio son dos: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica o alcohólica) y la hepatitis crónica por virus C (cirrosis por virus C), que son responsables del 80 por ciento de los casos de cirrosis en España. Además, se puede producir cirrosis por hepatitis crónica por virus B, por infección crónica mixta por virus B y virus D, por enfermedades, denominadas colestásicas crónicas (que afectan a la producción o a la salida de la bilis del hígado, tales como la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante) y por enfermedades metabólicas congénitas del hígado que se manifiestan en la vida adulta, como la hemocromatosis primaria (sobrecarga hepática de hierro -bastante frecuente-), la enfermedad de Wilson (sobrecarga hepática de cobre -muy rara-) y el déficit de alfa-1-antitripsina (también bastante rara). Otras causas poco comunes de cirrosis son la hepatitis autoinmune, en la que se produce una agresión al hígado por parte de nuestro propio sistema defensivo, y la toxicidad hepática por algunos fármacos. Existen otras causas mucho más raras y algunas específicas de la infancia que producen cirrosis precoz en niños o adolescentes. Todas las enfermedades citadas necesitan años de evolución para llegar a producir cirrosis. Además, en muchos casos, el consumo excesivo de alcohol o la hepatitis crónica por virus C no llegan a producir cirrosis y el paciente fallece por un motivo independiente de la enfermedad hepática.

Signos y Síntomas

Las señales y los síntomas de la cirrosis se dividen en dos etapas:

Cirrosis incipiente:

  • Cansancio y debilidad.
  • Pérdida del apetito (no querer comer).
  • Náuseas.
  • Pérdida de peso.
  • El hígado comienza a crecer.
  • Las palmas de las manos se vuelven rojas.

Cirrosis terminal:

  • Ojos y piel amarillos. Esto es llamado, ictericia.
  • Orina de color amarillo oscuro o marrón.
  • Diarrea o deposiciones negras o con sangre.
  • Venas de araña. Esto es, cuando los pequeños vasos sanguíneos inmediatamente debajo de su piel, tienen el aspecto de una telaraña.
  • Sangrar y amoratarse con facilidad.
  • Piernas y pies hinchados. Esto es llamado, edema.
  • Confusión y falta de claridad en el pensamiento.
  • Estado de coma.
  • Muerte.

Tratamiento

La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario.Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

Llamando al Médico

  • Mediante revisión médica y ecografías (evidencian el aumento de tamaño del hígado), centellograma hepático y biopsias del tejido El análisis de sangre revela anemia, alteraciones en la coagulación, aumento de las enzimas hepáticas, alta concentración de bilirrubina y baja concentración de albúmina.

Prevención

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo).

 

Términos de Uso

La información presentada en este espacio es solo de caracter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener información sobre la fuente bibliográfica por favor presione el siguiente enlace: Bibliografía

"Advertencia: Era Salud, no asume ninguna responsabilidad por las consecuencias que genere el uso de esta información."Con esta información no se esta practicando la medicina, ni se diagnóstica, pronostica o aconseja un determinado tratamiento médico o el consumo de un mediacmento determinado. Lea los Términos y Condiciones de Uso de Era Salud para estar mejor informado al respecto. Consulte siempre a su médico."

 

Raquitismo
Salud del Niño

Gripe Porcina
Salud General

Problema de los Pies
Salud Preventiva

Flebitis
Salud de la Mujer

 

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 





 

Hay 1 visitantes en este momento
Agregar a Favoritos Contactenos ¿Quiénes Somos? Agregar a Favoritos Era Salud su página de Inicio Era Salud su página de Inicio Comentarios y Sugerencias ¿Quiénes Somos? Comentarios y Sugerencias Contactenos