Venezuela, 20 de Noviembre del 2014

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 


 


Guardar Artículo Completo Guardar Artículo
Imprimir Artículo Completo Imprimir Artículo
Enviar Artículo Completo Enviar Artículo 

Revisión: 21/07/2002

AcnE mucho mAs que la piel

Cuando se dice "sufrir de acné", el mensaje está bien definido porque quienes lo presentan viven situaciones deprimentes al verse la cara marcada con barros y espinillas, cuando no son lesiones más severas. La gente lo considera como una enfermedad sucia y en verdad, no lo es, pues los personas, aún siendo extremadamente pulcras, pueden tenerla. Los avances médicos demuestran un cambio total en el diagnóstico y tratamiento de un mal que ataca a bellos y feos, pero que con el trabajo de dermatólogos, endocrinólogos, ginecólogos y psiquiatras es posible curar.

Si bien es cierto que un 85 por ciento de jóvenes entre 15 y 25 años sufre de acné, hay un 4 por ciento de la población que lo presenta después de los 40 años. De estos casos algunos pudieran haber sufrido de acné en otra etapa de la vida como durante la infancia, y otros están relacionados con la rosacea, que es un tipo de acné conceptuado como foliculitis, la cual produce enrojecimiento de la cara y pequeños vasos, como la que vemos en el rostro de Bill Clinton, pudiendo llegar a tener lesiones como espinillas (pápulas y pústulas).

El acné es un trastorno del folículo pilosebáceo presente, principalmente, durante la adolescencia, donde hay una queratinización del folículo, del tipo de sebo que se produce, sumado a la fauna existente en la piel (bacterias), el tipo de piel y la herencia familiar para que se produzcan esas lesiones. Si ambos padres sufrieron de acné, el hijo tiene 50 por ciento de riesgo de presentarlo. "El factor genético y el tipo de piel que produce un sebo que queda enquistado en determinados lugares como, cara, pecho y espalda. El acné está, generalmente, acompañado de seborrea, es decir, que las pieles son grasosas, gruesas, tienen mayor tendencia a que se les taponen los folículos y se produzca el microcomedón, o lesión primaria y, además por la cantidad de propinebacterium acné, o bacteria específica involucrada en el proceso inflamatorio de las lesiones", explica la dermatóloga Marta Sánchez, coordinadora del curso "Acné, mucho más que la piel", conjuntamente con las doctoras Franca Bonacini y María Jesús Serna, del Centro Médico Docente La Trinidad, a celebrarse el 22 de septiembre, en ese centro asistencial.

- Una de las grandes ayudas para la mejoría del acné es la limpieza de la piel, otorgando especial importancia a la manera como se lava la cara el paciente, siendo los jabones más indicados los que disminuyen la cantidad de grasa. Es recomendable lavarse la cara 2, o 3, veces al día, si se tiene acné, para que al colocar el medicamento éste pueda actuar mejor. La preocupación muchas veces reside en la posible resequedad de la piel debido a algunos medicamentos muy astringentes y esa molestia es evidente mientras se aplica el tratamiento. No es recomendable aplicar humectantes en esa fase del tratamiento porque pueden ser perjudiciales y estimulan más brotes de acné. Sucede que aunque existen marcas excelentes de humectantes, no es prudente que la gente joven se los aplique porque pueden resultar comedogénicos al tapar el folículo, el poro y terminan produciendo lesiones. Es mejor evitar los humectantes en pieles grasosas y aplicarlos en pieles más secas por indicación justificada.

Las huellas de los pellizcos

Existe una población de alto riesgo para engrosar las estadísticas y son los adolescentes, de hecho un 70 a 80 por ciento de ellos han consultado al dermatólogo por ese motivo. Es algo, prácticamente, normal aunque cada caso es distinto y los grados de severidad varían. Algunos comienzan con lesiones muy leves y con el tiempo tienden a empeorar, pero dependerá del paciente y no sucede a todos. En un mismo paciente pueden observarse diversos tipos de lesiones, el predominio de una lesión hablará del grado para su clasificación. Si predominan los comedones - esos puntos negros, o blancos- entonces es acné comedogénico del grado I; si hay más pápulas, o lesiones similares a espinillas rojas, se trata de algo más severo. Luego vienen las pústulas (lesiones con pus), que la gente siempre está tentada a extirpar por si misma al no soportar verse con ese "punto verde amarillento". Los grados más avanzados comprenden las formaciones de quistes, o lesiones mayores , dolorosas y los abscesos, o lesiones más grandes con pus, las cuales son la máxima expresión de una pústula, muchas de ellas deben drenarse debido al dolor ocasionado, o por el riesgo de producir celulitis, o cicatrices muy profundas.

Asegura Sánchez, que "el mayor problema del acné son las manchas, las cicatrices, las secuelas visibles que deja, aunque hay acnés que pasan sin haberse tratado, inclusive y no han dejado cicatrices, pero otros sí. Los pacientes con acné han de evitar pellizcarse la cara porque están reventando la lesión inflamada, sin ningún tipo de asepsia y de manera empírica. Lo correcto es esperar la consulta con su dermatólogo para que sea quien proceda a eliminar el barro, o pústula. Hay lesiones tan inflamatorias, que aún sin pellizcarlas drenan pus hasta mejorarse, dejando un "cráter", o cicatriz profunda. El dermatólogo debe intervenir en las etapas tempranas para evitar que los pacientes se produzcan lesiones tan graves, que dejen cicatrices, manchas, e inclusive, queloides, más conocidas como cicatrices gruesas, duras, sobresalientes, producto de una lesión. Esos "cráteres" hacen que los pacientes se sientan peor porque los seres humanos nos expresamos con la cara, de allí que el tratamiento del acné incluya la consulta con el psiquiatra cuando así lo requiera, quien le ayudará a orientar su autoestima mientras supera las crisis".

El acné debe ser tratado por un equipo multidisciplinario, integrado por el dermatólogo, aunque dependiendo del origen del acné, o los hallazgos, el paciente es referido al endocrinólogo, al ginecólogo, o al psiquiatra, o al psicólogo. Son las especialidades más preparadas para la evaluación y control de la enfermedad. Muchos pacientes tienen todo tipo de lesiones, pasando ya de la edad juvenil y aún a los 30 años continúan con brotes incontrolables, por lo tanto se busca otra enfermedad que pudiera influir en su aparición. Muchas veces se trata de ovarios poliquísticos, o alteraciones de la glándula suprarrenal, o prolactinomas, o alteraciones de la tiroides, o por neurosis.

La pastilla

La indicación de los anticonceptivos orales han beneficiado algunos casos de acné. Los especialistas recomiendan la que contiene acetato de ciproterona por su efecto antiandrogénico. Es decir, que actúa como anticonceptivo, pero obtiene el efecto de la disminución de receptividad de la glándula por los andrógenos. El protocolo del examen conduce a investigar las razones del acné, más allá de la piel. A los pacientes cuyo tratamiento ha sido difícil y no mejoran, rápidamente, es vital indicarles una evaluación hormonal.

Por lo regular, los pacientes quieren ver la mejoría a corto plazo y ante esa realidad, Marta Sánchez, cita a los pacientes en los primeros 15 días, a 3 semanas de la primera consulta "porque necesito comprobar la evolución con el tratamiento, pues en cada paciente surgen distintos efectos, a algunos les va muy bien desde el comienzo, a otros les irritan, les produce comezón, o no compraron los medicamentos, e igual es bueno saber como se siente el paciente, sobre todo si se trata de adolescentes. En la segunda consulta examinamos la piel para detectar si hay comedones y eliminarlos en forma suave, en una especie de limpieza, que le ayuda a sentirse mejor si le eliminamos los barritos, o drenamos las pústulas, evitándole la tentación de hacerlo por si mismo. Es un error esa especie de "terapia familiar" para limpiarle la cara al paciente, en su casa".

Entre los tratamientos médicos está el peeling (exfoliación química) suave. Están indicados los ácidos salicílico y glicólico, además de la resorcina a fin de romper la primera capa de queratina, algo endurecida en la superficie de la piel para que salga el comedón con más facilidad. En el espectro farmacológico hay un arsenal de productos dirigidos al tratamiento del acné, pero los especialistas trabajan con protocolos conocidos en la actividad diaria destinados a desaparecerles las manchas y secarles las lesiones. Al adolescente le afecta mucho, psicológicamente, estar marcado y si con algún producto se le quema la piel, no querrá regresar a la consulta.

Y, si empeoro...?

Si hay un retroceso en la mejoría, lo mejor es investigar la razón. Puede ser que no realizó el tratamiento como le indicó el dermatólogo, o no lo compró y/o pudiera necesitar exámenes complementarios. En ciertos casos se toma cultivo a la lesión pustulosa porque puede estar creando resistencia al medicamento indicado. Como sucede con todos los medicamentos, así como tienen sus beneficios, igual pueden presentar reacciones no buscadas, por lo tanto Sánchez es partidaria de fijar citas para los primeros 15 días, o 3 semanas y así comprobar que el antibiótico indicado no le afectó el estómago, o no le produjo una erupción en el resto de la piel, por razones alérgicas. Si el paciente mejora, las consultas serán mensuales, o cada mes y medio. Al principio conviene ser más agresivo, apoyarse en antiinflamatorios para mejorarlos más rápido.

La inflamación y la aparición de puntos blancos y negros es tratada con medicamentos de última generación, como el adapalene. En la etapa de comedones se ayuda con un jabón scrubb que le irá eliminando esa especie de tapón ubicado encima y limitante de la expulsión del comedón. El scrubb no es para todos los casos porque si el paciente tiene la cara enrojecida, demasiado inflamada, no puede someterse a este tipo de tratamiento porque se le irritará más la cara, causándole dolor. Cada tratamiento es individualizado, por lo tanto vale alertar sobre los riesgos de la automedicación, o "copiarse" el tratamiento de otro paciente porque son los casos que se complican.

- Los cosméticos que anuncian para curar el acné son un arma de doble filo, debido a las promesas que no cumplen, en su mayoría. A veces auguran combatir la producción de comedones y resulta que más bien la estimulan, sobre todo quienes recurren a los humectantes porque temen que se les arrugue la piel. Si el paciente tiene la cara grasosa y se aplica humectante sufrirá de un acné cosmético. Deben cuidarse de la colocación de vitaminas, sobre todo algunos muchachos asistentes a gimnasios quienes para desarrollar buena musculatura se inyectan complejo B, o toman medicamentos que exacerban el acné. Es vital que los pacientes con tendencia al acné se cuiden de tales conductas que les conducen a una erupción tipo acné, cuyo tratamiento es, básicamente, el de esta enfermedad. El consejo es evitar la automedicación. La aplicación de peróxido de benzoilo, indicada por el especialista es importante al actuar a nivel de la bacteria causante de la inflamación (propinebacterium acné), con la cual se desinflama y disminuye la población bacteriana con mínima resistencia.

Advierte Sánchez, que "los antibióticos están indicados en las fases inflamatorias y pustulosas, mientras observemos inflamación, e infección, pero los antibióticos casi siempre se indican por su efecto antiinflamatorio pudiendo mantenerse por varias semanas. La mejor indicación de uso oral para el acné, en el presente, es la isotretinoina capaz de disminuir el tamaño de la glándula y de la secreción, a la vez que reduce las reacciones inflamatorias de la piel inherentes al acné. Es un medicamento de extrema vigilancia médica, amerita el control de los efectos hematológicos, hepáticos, de los niveles de colesterol y triglicéridos. El mayor riesgo es en la paciente que pudiera embarazarse durante el tratamiento por los efectos en el feto, causándole malformaciones. Una vez concluido el tratamiento la paciente ha de esperar, al menos 3 meses para concebir. Es el medicamento, que bajo el control estricto del dermatólogo, tiene los efectos positivos esperados por el médico y el paciente. Debe ser indicado con récipe médico y por el dermatólogo, al ser el especialista que mejor conoce los riesgos del medicamento, muchos de ellos bastante controlables".

- La boca del paciente si tendría que estar agrietada por ser la forma indirecta de avisar sobre la acción correcta del tratamiento debido a ser indicada la dosis perfecta. Si eso no sucede es porque la dosis suministrada es baja. Hoy podemos indicar mini dosis, aunque no son las más efectivas, para evitar ciertas consecuencias, pero contrarrestan reacciones adversas que asustan mucho a los padres del paciente al leer la literatura del medicamento. En quienes no se han desarrollado es posible indicar dosis mínimas para esperar la edad adecuada cuando recomendaremos la dosis completa. Ese cuidado es por los probables trastornos óseos. A los deportistas les indicamos dosis mínimas a fin de prevenirles cansancio y malestar, con muy buenos resultados en el acné, aunque se hace por períodos más prolongados, pero el paciente no se deprime, ni se siente sucio. No sabemos si la depresión, a veces, es por la enfermedad, o por el tratamiento. La Academia Americana de Dermatología no estima significativa la depresión entre un grupo de control y otro que tomó el medicamento.

Concluye la entrevistada, reconociendo lo vital de la relación médico-paciente para informarse al detalle sobre las sensaciones del paciente. "Debemos ser honestos y decirles que la curación no se logra en un par de semanas, ni en un mes, en ocasiones demora mucho más, por ende es determinante la buena comunicación con el médico tratante para no descuidar detalles comunes en todas las consultas dermatológicas".

BLANCA GARCIA BOCARANDA

Términos de Uso

La información presentada en este espacio es solo de caracter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para obtener información sobre la fuente bibliográfica por favor presione el siguiente enlace: Bibliografía

"Advertencia: Era Salud, no asume ninguna responsabilidad por las consecuencias que genere el uso de esta información."Con esta información no se esta practicando la medicina, ni se diagnóstica, pronostica o aconseja un determinado tratamiento médico o el consumo de un mediacmento determinado. Lea los Términos y Condiciones de Uso de Era Salud para estar mejor informado al respecto. Consulte siempre a su médico."

 

Raquitismo
Salud del Niño

Gripe Porcina
Salud General

Problema de los Pies
Salud Preventiva

Flebitis
Salud de la Mujer

 

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 

e-Mod ::: Señalización Digital - Kioscos Interactivos - Soluciones Multimedia

 





 

Hay 1 visitantes en este momento
Agregar a Favoritos Contactenos ¿Quiénes Somos? Agregar a Favoritos Era Salud su página de Inicio Era Salud su página de Inicio Comentarios y Sugerencias ¿Quiénes Somos? Comentarios y Sugerencias Contactenos